16 junio, 2017 - Escuela quesera

Cómo bajar la hipertensión gracias al queso y al vino

Cómo bajar la hipertensión gracias al queso y al vino

No hace mucho tiempo que solía asistir a exposiciones de arte en mi ciudad, Zamora.

No, no soy un artista sino una persona que le gusta disfrutar del placer cultural que encierran artes como la pintura, la fotografía o la escultura. Fue una buena manera de pasar un sábado por la tarde y conocer nuevas pinturas de artistas locales.

A menudo, sobre todo en las inauguraciones, se suele preparar un pequeño ágape en forma de pequeñas porciones de queso, junto con una selección de vinos de precio moderado.

¡Lo que no sabía es que además de pasar un rato fantástico, estaba ganando un plus de salud! Y es que el vino y el queso son la pareja perfecta para bajar la hipertensión.

¿Hace cuánto no disfrutas de esta excelente y sana combinación?

Lo cierto es que no hace falta acudir a ningún evento relacionado con el arte para encontrar la excusa perfecta. Una cena con amigos o una velada romántica es una manera perfecta de crear el mejor ambiente y a la vez prevenir la hipertensión.

El queso y el vino son excelentes para este tipo de reuniones y eventos. Preparar una buena tabla es una manera entretenida de descubrir nuevos aromas y sabores de vinos y quesos que no habías tenido la oportunidad de probar…y una manera perfecta para empezar una charla con nuestros invitados.

¡Qué mejor manera de relajarte tanto tú, como tus arterias! El vino es bueno para reducir la presión arterial al igual que el queso. Eso sí, debes de seguir unas cuantas pautas para obtener los máximos beneficios de esta deliciosa dieta.

newsletter

5% DTO.

Suscríbete a nuestro boletín y llévate un 5% de descuento en tu próximo pedido.

 

Como ayuda el vino a bajar la hipertensión

El flavonol, llamado también resveratrol es un potente antioxidante que actúa como protector ante los radicales libres, que afectan a nuestro cuerpo en el día a día.

Con el tiempo, estas reacciones químicas puedes causar graves daños celulares que derivan en enfermedades como el cáncer y también son las causantes de problemas tales como la presión arterial alta o hipertensión.

El resveratrol, como antioxidante ayuda a proteger tus arterias contra el daño causado por los radicales libres y también ayuda a prevenir el endurecimiento de las mismas.

El flavonol también te beneficia de otra manera importante.

El excesivo aglutinamiento de plaquetas en sangre causa coagulación y puede provocar trombosis. Es algo a lo que prestar atención ya que ambos problemas pueden llegar a ser graves.

En este sentido un vaso de vino al día ayuda a evitar las coagulaciones, haciendo que la sangre sea mucho más fluida.

Pero por si esto fuera poco, un estudio reciente realizado por el Colegio Universitario de Londres ha concluido que el consumo moderado de vino tinto protege las paredes arteriales, provocando que éstas se dilaten y en consecuencia bajando la presión arterial.

Pero la pregunta que puede surgirte es ¿Cuál es el consumo diario recomendado de vino tinto?

El estudio anteriormente mencionado, señala que un abuso en el consumo de vino puede provocar el efecto contrario, es decir, un envejecimiento prematuro de las arterias, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Ni de lejos te sugerimos que vayas a comprar de inmediato un cargamento de vino tinto y empieces a consumirlo de inmediato.

Sin embargo, la ingesta de uno o dos vasos de vino al día es ideal en la mayoría de los casos y con el que mantendrás tu corazón y arterias jóvenes, tu tensión bajo control y la presión arterial en niveles saludables.

Si bien los vinos blancos y rosados son saludables, la concentración de resveratrol en los vinos tintos es mucho mayor, por lo que sin duda se convierten en la opción más adecuada.

Cómo ayuda el queso a reducir la hipertensión

Seguramente, cuando piensas en queso la primera idea que puede venirte a la mente es la cantidad de grasa saturada que contiene. Como en todo, la clave del éxito, al igual que en el vino, está en la moderación.

Durante el proceso de maduración del queso, la leche está fermentando y liberando los péptidos de las proteínas de la leche.

Estos péptidos están íntimamente relacionados con las proteínas y los aminoácidos que ayudan a controlar la presión arterial, convirtiéndose en un escudo de la angiotensina, una enzima que produce vasoconstricción.

En el periodo de curación del queso, esta angiotensina se convierte en angiotensina II, la cual tiene el efecto contrario a la anterior, ayudando a dilatar las arterias y bombeando la sangre con más facilidad.

Por ello, los quesos curados suelen ser más beneficiosos que los más tiernos, debido a que el proceso de fermentación ha sido más largo. Te proponemos algunos quesos curados que puedes encontrar en nuestra tienda y que encajan de forma perfecta en esta dieta saludable:

Consumir una pequeña cuña de queso al día, te ayudará a mantener las arterias relajadas, y por lo tanto a bajar la hipertensión.

Después de un día duro de trabajo ¿por qué no disfrutar de una tapita de queso y un buen vaso de vino tinto? Relajarás tu mente, tu cuerpo y tus arterias.

¡Tu corazón lo apreciará!

también puede interesarte

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *