17 Marzo, 2017 - Escuela quesera

6 pasos para preparar una tabla de quesos vibrante

Cómo preparar una tabla de quesos perfecta

Lo reconozco, soy un enamorado de los quesos.

De la untuosidad del Camembert, el sabor del queso Zamorano, las notas picantes del azul de Valdeón, la textura del Parmesano…

Lo cierto es que en cualquier tipo de reunión con amigos o familiares, sin duda alguna la mejor parte de la misma, es la dedicada a saciar nuestro apetito, en la que la palabra queso siempre sobrevuela de boca en boca de los comensales, frente a un plato de buen queso en la que surgen opiniones acerca de nuestros favoritos.

Ahora bien, mientras que preparar un plato de queso puede resultar algo relativamente sencillo, diseñar una tabla de quesos bien equilibrada y que sirva para saciar los diferentes gustos, requiere tener a mano un checklist o lista de consejos para que puedas asegurarte el éxito.

¿Quieres aprender esta delicada y deliciosa tarea?

¡Empecemos!

Pasos previos antes de preparar una tabla de quesos

Como en casi todas las tareas culinarias, antes de zambullirse entre cuchillos y fogones, es necesario realizar una planificación previa en los que prestar atención a diferentes aspectos, a fin de evitar que nuestro banquete se convierta en un auténtico fracaso.

En este caso, para preparar una tabla de quesos, debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • El presupuesto que manejas.
  • El número de comensales que acudirán a la cita.
  • Determinar si se tratará de un aperitivo, una merienda o una cena con el fin de ajustar las porciones por persona.

Una vez hayas respondido a estas cuestiones, es preciso que elijas un número de variedades que presentarás en la tabla, sobre todo si el queso va a ser la pieza central del ágape, ya que de lo contrario con un buen queso sería más que suficiente para saciar la mayoría de los gustos.

Como norma general, lo correcto es presentar un mínimo de tres o cuatro variedades, pudiendo elevarlas a cinco o seis si el número de asistentes es elevado.

En cualquier caso relájate, respira y tómate tu tiempo. Al fin y al cabo hasta en la peor de las selecciones no podemos hablar de fracaso cuando se trata de quesos. 🙂

De todos modos, a fin de despejar tus dudas y ayudarte a que no se te escape ni un solo detalle, puedes guiarte a través de estos consejos:

  • Si estás sirviendo la tabla de quesos como un entrante previo a la cena, es preferible optar por quesos ligeros como los de cabra.
  • Si la tabla de quesos es el elemento central de la cena, puedes presentar diferentes variedades, desde los más cremosos hasta los más curados.
  • Si te sientes inspirad@ puedes basarte en una temática para elegir los quesos que incluirás en la tabla, seleccionando los de un determinado país o región.
  • Si es posible, incluye también variedad en las formas, tamaños y colores de los quesos.
  • Aclimata la tabla de quesos a la temperatura ambiental, sirviéndolos al menos una hora antes del evento.

Una vez hayas determinado el papel que tendrá la tabla de quesos y preparado el resto de claves,  trata de incluir variedad de texturas y sabores. Por ejemplo, puedes por su grado y modo de curación e incluir al menos:

  • Un queso tierno, como el Brie o Camembert.
  • Un queso azul, como el de Valdeón o Gorgonzola.
  • Un queso curado, como el Zamorano o Manchego.
  • Un queso envejecido, como el Parmesano o el Gouda.

También puedes guiarte por el tipo de materia prima utilizada en su elaboración e incluir:

  • Un queso de oveja.
  • Un queso de cabra.
  • Un queso de vaca.

newsletter

5% DTO.

Suscríbete a nuestro boletín y llévate un 5% de descuento en tu próximo pedido.

Preparación de la tabla paso a paso

Ahora sí que ha llegado el momento de montar nuestra tabla de quesos.

Para que la tarea sea lo más sencilla posible, trata de seguir este orden:

  • Ordena los quesos siguiendo un equilibrio de sabores, comenzando desde los más suaves a los más fuertes, manteniéndolos separados para evitar la mezcla, y de texturas, desde los más cremosos a los más granulados.
  • Etiqueta cada uno de los quesos valiéndote de palillos y pegatinas, en los que informes de la variedad de cada uno de ellos.
  • Utiliza cuchillos y herramientas de corte separadas para cada tipo de queso, evitando de este modo la mezcla de sabores. Incluso, puedes dejar precortadas algunas raciones de cada queso.
  • Ofrece una selección de diferentes tipos de pan, incluyendo tostadas, rebanadas, crackers y picos de pan de diferentes texturas y formas.
  • Trata de incluir diversos acompañamientos como mermeladas, mieles, salsas, frutos secos e incluso frutas rojas. Los acompañamientos de queso son un elemento imprescindible. Una gran parte del encanto de las tablas de queso son los maridajes con los que descubrir nuevos sabores.
  • Un buen queso necesita de un buen vino. Dependiendo de tu selección de quesos, necesitarás un vino que maride a la perfección. Por ejemplo, si las variedades que has escogido se basan en quesos fuertes, elige un tinto como los de la D.O Toro o si tu tabla de quesos incluye variedades más suaves, un vino blanco o una cerveza artesanal serían una opción adecuada.

Infografía: Cómo preparar una tabla de quesos perfecta

Infografía: Cómo preparar una tabla de quesos perfecta

¿Cuál sería tu selección de quesos favorita? Recuerda que existen tantas posibilidades como variedades de quesos. Anímate y compártela con la comunidad de Cheeselovers.

también puede interesarte

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *