11 mayo, 2017 - Recetas con queso

Tostada de Calabacín, Lomo Ibérico y Queso Zamorano

Tostada de Calabacín, Lomo Ibérico y Queso Zamorano
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 15 minutos
  • Para 2 personas

Ingredientes para la Tostada de Calabacín, Lomo Ibérico y Queso Zamorano

  • 2 rebanadas de pan de pueblo
  • 1 calabacín tierno
  • 50 grs. de lomo ibérico
  • 50 grs. de queso curado Molino Real
  • 1 yema de huevo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta blanca
  • Sal
  • Perejil picado

Como hacer una tostada de calabacín, lomo ibérico y queso zamorano. Las tostadas o tostas se están poco a poco convirtiendo en algo más que un delicioso aperitivo o cena.

En algunos casos están llegando a transformarse en mini obras de arte culinario en muchos bares y restaurantes españoles, aglutinando en una rebanada increíbles mezclas de sabores y una presencia digna de las pasarelas de moda.

Las combinaciones y el juego que ofrecen las tostas es prácticamente infinito, y la imaginación es el único tope que podemos encontrar a la hora de encontrar nuevas fórmulas.

Estoy seguro de que la receta que te propongo hoy se convertirá en uno de los clásicos en tus cenas, aperitivos y celebraciones especiales, es rápida, súper sencilla y equilibrada gracias al calabacín, que le aportará una gran jugosidad y suavidad a la tostada, y que además es ideal para dietas de adelgazamiento ya sea en crudo con unas gotas de limón o a la plancha con unos granos de sal gruesa.

En este caso, utilizaré como grueso de la tosta lomo ibérico, aunque también nos puede valer una pieza de lomo extra,  cabecero o jamón serrano que sea lo suficientemente vetado para conseguir que prácticamente se nos derrita en el paladar.

Y por supuesto no puede faltar nuestro ingrediente estrella: el queso zamorano.

En esta ocasión echaremos manos del intenso y curado queso Molino Real de nuestros amigos de la quesería Marcos Conde, ya que queremos que el queso no quede del todo fundido, pero que al mismo tiempo pueda tener una textura cremosa al masticarlo.

Para aderezarla y poner el contrapunto utilizaremos una base muy ligera de mantequilla que le aportará un toque lácteo, sin restarle protagonismo al queso y un poco de pimienta blanca para realzar las sensaciones en boca.

Además de quedar pintona a la vista, esta receta es realmente deliciosa y te aseguro que puedes quedar realmente de lujo si la presentas en cualquier celebración con amigos y familiares.

Espero de todo corazón que disfrutes con ella, puedas ponerla en práctica y me dejes tu comentario para saber si has conseguido triunfar.

newsletter

5% DTO.

Suscríbete a nuestro boletín y llévate un 5% de descuento en tu próximo pedido.

Preparación de la Tostada de Calabacín, Lomo Ibérico y Queso Zamorano

  1. Lo primero será cortar dos rebanadas generosas de una hogaza de pan de pueblo o en su defecto de una barra de pan de tipo artesano con un buen cuchillo de sierra, lo suficientemente consistentes para evitar que se abran y arruinen nuestras tostas. Mientras tanto, ponemos a precalentar el horno a 150 grados durante cinco minutos.

 

  1. En una bandeja para horno coloca las dos rebanadas e introdúcelas en el horno, bajándolo a unos 120 grados para evitar un tueste excesivo solamente en su parte exterior. De este modo conseguiremos que vaya tostándose de un modo más homogéneo.

 

  1. Mientras se van dorando las rebanadas de pan, trocea unas rodajas no muy finas de calabacín y pon a derretir en una sartén las dos cucharadas de mantequilla a una intensidad media, para que la mantequilla no se queme y adquiera un sabor amargo.

 

  1. Ahora que la mantequilla está derretida, coloca sobre la sartén las rodajas de calabacín y ve dándoles vuelta cada poco para que no se nos quemen. Vigila que el pan vaya adquiriendo color y dale la vuelta a las rebanadas para que se tuesten por ambos lados.

 

  1. Mientras terminan de cocinarse las rodajas de calabacín y las rebanadas de pan, aprovecha para ir separando la yema de un huevo y bátela en un pequeño bol salpimentándola.

 

  1. Sacamos del horno nuestras rebanadas y vamos colocando en forma de tejas las rodajas de calabacín, sin escurrir excesivamente la mantequilla, ya que pretendemos dar un toque untuoso a la base de las tostadas. Mantén el horno encendido a 120 grados para rematar después la receta. Sobre esa cama de calabacín coloca una segunda capa con tres o cuatro lonchas de lomo ibérico a lo ancho, hasta cubrir cada una de las rebanadas.

 

  1. Volvemos a poner al fuego la sartén con la mantequilla que nos sobró para hacer un revuelto muy breve con la yema que dejamos batida en el bol. El truco consiste en no llegar a cuajar del todo la yema. Cuando la tengas, repártela entre ambas rebanadas y espolvorea después un diente de ajo cortado en daditos muy pequeños sobre ellas.

 

  1. Ayudándote de un cuchillo largo para quesos o de un cortaquesos, obtén cuatro o seis lonchas de una cuña de queso Molino Real y repósalas sobre cada rebanada. Con el horno ya caliente, sin necesidad de subirlo a más temperatura, vuelve a introducir las tostas ya montadas durante 10 minutos, hasta que el queso esté ligeramente fundido, sin que llegue a deformarse completamente.

 

  1. Solo queda decorarlo con un poco de perejil picado, preparar la mesa y un buen vino tinto para disfrutarlo con los cinco sentidos.

Tostada de Calabacín, Lomo Ibérico y Queso Zamorano

CheeseLover, te animo a que le eches un vistazo a las siguientes recomendaciones de quesos Zamoranos de nuestro catálogo que le irían como anillo al dedo a esta receta

también puede interesarte

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *